Viajar

10 Razones por las que ir a un festival en familia es beneficioso para los niños

agitated-mccarthy

Los beneficios que aporta la música para el público infantil no suponen ninguna novedad hoy en día. Son muchas las investigaciones al respecto que hablan de dichas bondades y de la idoneidad de introducir a los niños y niñas, desde que nacen, en entornos melódicos. Sin embargo, ir a un festival en familia supone una experiencia aún más completa, pues se traduce en una serie de ventajas que abarcan otros ámbitos más diversos.

Y es que en esta clase de eventos no solo es posible asistir a las actuaciones preferidas de adultos y menores. Además, los organizadores suelen poner en marcha iniciativas de la más variada índole, como talleres en los que mejorar un amplio abanico de destrezas, espectáculos de marionetas, números circenses, sorteos y concursos, entre otras. Un ambiente idóneo para el aprendizaje que se traduce en los siguientes efectos positivos.

1. Potencia las destrezas lingüísticas

Todos nos hemos iniciado en el conocimiento de nuestro lenguaje materno apoyándonos en pegadizas canciones que, al menos en buena parte, actualmente aún recordamos. Las emociones que estas composiciones despiertan durante los primeros años de vida aceleran el aprendizaje de las palabras, un fenómeno que se ve potenciado en las experiencias colectivas que hoy nos ocupan. Participar en las mismas junto a sus seres más queridos y otros semejantes ayuda a ampliar el vocabulario, a estructurar los procesos cerebrales abstractos y a construir las frases adecuadamente.

2. Despierta la capacidad creativa

Los recintos en los que se desarrollan estas celebraciones son, en sí mismos, entornos en los que predomina la fantasía. La decoración, los disfraces, las distintas performances y las melodías más heterogéneas conforman, junto con otros ingredientes, un mundo idóneo para dar rienda suelta a la imaginación.

Ir de festival en familia despierta la creatividad

3. Mejora la coordinación

Bailar al son de las creaciones de los grupos participantes contribuye a que, durante las primeras etapas de la infancia, se mejore el conocimiento y el control del organismo, así como el equilibrio y los reflejos. A lo largo de la experiencia, se evidenciarán avances en la capacidad psicomotriz y en la inteligencia espacial que pueden ser aplicados en otros terrenos.

4. Los convierte en individuos más autónomos

El ambiente en el que los menores se ven inmersos al ir a un festival en familia resulta ideal para estimular los comportamientos autónomos. Algo que podemos acelerar si les involucramos en los preparativos y en las tareas del día a día. Desde la elaboración de las comidas a la instalación de los elementos de acampada, pasando por la gestión del tiempo de cada jornada.

5. Incentiva las interacciones sociales

Compartir las vivencias con otros asistentes de la misma edad otorga a nuestros hijos e hijas una inmejorable ocasión de socializar. Allí conocerán a personas de diferente procedencia y condición, lo que les ayudará a desarrollar su empatía hacia otras realidades.

6. Les enseña a apreciar la cultura y el arte

Además de despertar la atracción por la cultura y el arte, estos eventos son una provechosa fuente de conocimiento. Un aprendizaje que no se limita en exclusiva a un nivel teórico, sino que también alcanza una dimensión práctica gracias al carácter abierto y participativo en el que se basan multitud de las propuestas que se encontrarán.

7. Incrementa su autoestima

Los mencionados avances solo pueden derivar en un fortalecimiento de la autoestima. Los distintos logros que van alcanzándose aumentan la seguridad de los niños y las niñas en sí mismos y les animan a seguir progresando.

Ir de festival en familia potencia la autoestima

8. Estrecha los vínculos familiares

Por si lo anterior fuera poco, estas congregaciones representan una genial ocasión para compartir vivencias inolvidables con nuestros seres más queridos. La reafirmación de los vínculos que nos unen a ellos solo puede derivar en un aumento de la confianza mutua, algo capaz de incidir beneficiosamente en la dinámica cotidiana.

9. Otorga la oportunidad de conocer otros lugares

Si nos podemos permitir un desplazamiento a otras áreas geográficas, estaremos brindando una oportunidad para que nuestros hijos e hijas descubran nuevos lugares. Un plan que se redondearía si disponemos de alguna jornada adicional para recorrer con ellos los enclaves más atractivos de la zona.

10. Aporta experiencias inolvidables

Ir de festival en familia constituye una iniciativa divertida que os hará compartir momentos memorables juntos. A buen seguro y por más que pasen los años, la experiencia permanecerá intacta, al menos en gran parte, en la mente de cada uno de los miembros del hogar.

Leave A Comment